Misericordia y Victoria

Misericordia y Victoria

viernes, 28 de octubre de 2011

Poema al Santísimo Cristo de la Misericordia

Desde este espacio queremos compartir con vosotros/as este poema redactado a petición de la Cofradía por el joven José Manuel Ojeda Salmerón, amigo de nuestra Cofradía y amante de la Semana Santa Virgitana, a quién una vez más le agradecemos primero el aceptar nuestra petición y luego en la (al menos así lo entendemos) ardua tarea de plasmar en versos los sentimientos y sensaciones que inspiran a Jose Manuel al contemplar una Imagen Cristífera o Mariana. El poema es el que a continuación sigue, inspirándose según su autor en la foto que encabeza el poema:


Son tus pasos espejo,
del dolor reflejo.

Cuerpo entero lacerado,
Sangre de mi Rey pura,
que con la mirada apura
hasta el último empuñado;
avergüenzate ahora,
por haberle entregado.

Tu pisada siempre avanza
como el fiel cordero,
traicionado al matadero,
sembrado de esperanza;
arrepiéntete ahora,
por haberle insultado.

Dos manos entreatadas
símbolo de malhechor,
y eres Tú mi Redentor,
he colmado tus espaldas;
arrepiéntete ahora,
que ves que le desangras.

Cara inmune de impureza,
sólo sangre a bocados,
y sus ojos desbocados,
heridas de nobleza;
arrepiéntete ahora,
aunque ves que no llora.

Coronado de mil espinas,
con una capa te cubriré
en tus piés recostaré,
Rey de las frágiles almas;
me arrepiento ahora,
que por ni nombre me llamas.

De tus prendas despojado
¿Cómo te puedo arropar?
te daré hasta mi mar.
Alivia tu carga, amoratado;
me arrepiento, Rabí,
ten Misericordia de mí.

Me asusto del tronío,
yo te he clavado la lanza
y esta humilde alabanza
te aliviará Señor mío;
me arrepiento Padre,
es mi Pastor, mi río.

Sólo me consuela saber
que despertaré,
te tendré,
siempre me dirás que hacer;
única cura de mi mal,
amor que hace cada amanecer.

Son tus pasos espejo,
del dolor reflejo.



José Manuel Ojeda Salmerón

No hay comentarios:

Publicar un comentario